domingo, abril 19, 2009

VUELVE LA SINCRONICIDAD

Conservo como amigos a dos jefes de mis primeros tiempos profesionales. Tengo un infrecuente, pero afectuoso contacto con ellos, que algunos años se limita a felicitarnos las navidades y el año nuevo. La tarde del jueves mi móvil apagado recibió una llamada de uno ellos, que no dejó mensaje. Le llamé al día siguiente: quería confirmar mi dirección para enviarme una invitación a la presentación de un libro suyo (teniendo en cuenta que esta semana he acudido a otra presentación de libro, ya me resulta llamativo). Más aún el que, por la tarde, mientras jugaba al fútbol, me llamara el otro, con recado de que me pusiera en contacto cuando pudiera. Le contesto la llamada, y es también para pedirme la dirección. Los dos en el mismo día y para lo mismo. En este caso, el motivo era otro: una invitación de boda.

3 comentarios:

Javi Chan dijo...

La realidad es matemática: no sólo vuelve la sincronicidad sino que también vuelve la reciprocidad:

Se le hace saber que ha recibido usted el premio "Palabras como Rosas", no sé si le suena:

-Debe otorgarse a SIETE blogs que se consideren gestores de la palabra en todas sus formas.

-Debe mostrarse y compartirse incluyendo el link de quien lo entregó, y no olvidar avisar a quienes les sea concedido.

Si quiere convalidar su galardón anterior, ha de presentar copia compulsada del mismo.

Álvaro dijo...

Javi Chan, se lo agradezco, pero eso no vale: conceder el premio a quien ya te lo ha concedido es como devolver un regalo. Además, de obrar así todos,yo recibiría ahora 7 premios "Palabras como Rosas", por cada uno de los cuales concedería otros siete, posiblemente a los mismos siete blogs, de modo que esos blogs recibirían, de golpe y porrazo, siete premios "palabras como rosas". Y quizá yo recibiera en justa compensación 49 premios de los mismos. Y pronto esto sería como la burbuja inmobiliaria de los blogs.

No obstante, le reitero, se agradece.

Dulós, 45 años, periodista. dijo...

Hola guapetón!!!
No te he vuelto a ver por tu barrio...
Oye, no será alguien conocido por mi que se casa, verdad? Me has dejado intrigada. Es que soy un poco cotilla...
Besos miles!!!!